EL REGALO PERFECTO

      El regalo perfecto es misión imposible, tan imposible como que encuentres una pareja a la que presentar a tus padres o que te sea tan fiel como tu gato.
      Mejor optar por un regalo que nunca olvide, que siempre pueda llevar encima, que nunca falle. “Los clínex”.

       Los hay muy monos, perfumados y con mensajes pastelosos. Perfectos para sonarte los mocos en el frío invierno navideño.
Perfectos para ocasiones de borracheras, en las que los servicios estén a tope y el último recurso sea mear en la puta calle. Ideal para los llantos de los corazones rotos en navidad, ¡no lloréis joder! Os ahorrareis el dinero de un regalo mal invertido.

    Benditos clínex, amén por ese frescor que a veces te confunde y no sabes de qué mejor manera utilizarlos, si para los mocos o para limpiarte tus zonas íntimas.

 

     Conclusión, los clínex son el mejor y más útil regalo que alguien puede hacerte en Navidad.

Para las que se lo pasan todo por el HIGO

Si eres una de esas a las que les gusta pasarse todas las opiniones por el Arco del Triunfo, esta es tu taza.

El Repelente antigilipollas

Si estás hasta el mismísimo coño de que los gilipollas se te acerquen, aquí tu solución.

Para las orgullosas del pussy

Si en cambio eres alguien que se enorgullece de su coño moreno, este es tu producto.