EL COMIENZO DE UNA PAREJA INFIEL

 

     A todos nos han sido infiel alguna vez… quien dice una, dice en todas o casi todas las putas relaciones que uno ha tenido, uno de los dos acaba cagándola de una forma u otra.

      Todo empieza con la típica pregunta que te hacen un miércoles de enero a la una de la mañana…
-«¿Qué llevas puesto?»

-«Que cojones crees que llevo puesto.. un pijama de cuello alto, doble pantalón-braga alta y calcetines hasta las rodillas con pompones».
Pero esa no sería tu respuesta, claro… mejor decir que llevas poca cosa, un simple pijamita y nada debajo.

¡MENTIRA!

       Ir por la calle y que te salude un “desconocido” mientras caminas a su lado, la pregunta que le acompañará a continuación será un… ¿Quién coño era?

La brillante pregunta será respondida por su parte con un ¿¿¿Qué???,  ( haciéndose el sordo) ahí ya esta la señal de que va a mentir. Sólo quiere tiempo para pensar qué pamplina decir.
Te dirá:  «es una amiga de la infancia”.

¡MENTIRA! (seguro que hubo sexo)

        Primera cita con un chico,  llega la hora del sexo, echáis un polvazo digno de peli porno. Crees que todo queda ahí, pero no. Llega la puta aclaración: – “Esto no suelo hacerlo”.

¡MENTIRA!

     ¿A quién coño quieres engañar?, nuestra generación es como una bandada de mosquitas puñeteras con un gran apetito y  vida sexual. Somos guarretes por naturaleza.

Llega la más preocupante de todas, cuando el móvil es un completo tabú. Objeto intocable, indescifrable y pegado al prieto trasero de tu [email protected] [email protected] Es en ese momento cuando debes utilizar este puterconsejito que te doy:

 

«¡CORRE, HUYE, NO MIRES ATRÁS!»